miércoles, 7 de noviembre de 2007

Instalación y Corrección de las Antenas (Educativo)

Una vez más les traigo un escrito ajeno. Esta vez de parte de una persona que considero más que un buen amigo, un hermano. El cual su paradero es totalmente desconocido, por culpa de un maldito cupido que lo flecho, lo hirió y cayo, y desde entonces no lo he vuelto a ver jamás. Pero, aquí deja un legado de su conocimiento digno de elogio por su calidad instructiva, certeza en cada linea de pensamiento y la destreza de su escritura que lo diferencia con su toque inigualable con carácter pedagógico. Les dejo con pabloc.



Instalación y Corrección de las Antenas (Educativo)

La mayoría de nosotros usamos antenas de metal porque son más baratas, livianas y relativamente son más fáciles de conseguir. El gran problema de estas antenas, (llamadas también: receptor, plato o disco), es que se doblan ya sea en su fabricación, transporte o ensamblaje y ello puede conllevar una gran perdida de calidad de señal. Muchos no se dan cuenta cuando el satélite señalado tira una señal fuerte a su área; pero cuando no es así, por el ejemplo el Nimiq 1.3 en Puerto Rico, este factor es extremadamente importante y determinante. Lo siguiente tiene como propósito reconocer y corregir el problema.


Instalación y Corrección de las Antenas

La antena o disco, a igual que el LNA (llamado “LNB” en el idioma ingles) son las piezas claves de un sistema de satélite. Si no se seleccionan e instalan debidamente, el mejor receptor del mundo no podrá mejorar la calidad de la imagen.

Cada antena viene con sus propias instrucciones de armado. Hay que leer cuidadosamente estas instrucciones, al menos dos veces, para decidir si es necesario emplear herramientas especiales o usar gente adicional, y para ver si queda alguna pregunta sin responder. Normalmente, la mayoría de estas preguntas quedarán resueltas tras comenzar a armar el plato, pero a veces será necesario llamar por teléfono al distribuidor o fabricante. Antes de proceder al lugar de instalación hay que asegurarse de que se cuenta con todas las piezas necesarias.

Existen platos que vienen en una sola pieza, así que no hay que armar nada para formarlo. Así son la mayoría de las antenas menores de 6 pies pero existen algunas antenas de metal de mayor tamaño o de “mallas” en que el plato se forma luego de unir varias piezas cuyas forma parecen de pedazos de “pizza” por ejemplo.

Uno de los pasos más importante en este asunto es el apernado del soporte a la antena. Cuando hay que perforar agujeros para montar el plato sobre el soporte, es esencial que el soporte esté centrado. Esto se consigue cruzando dos cordones atados a esquinas opuestas del soporte, alineando el cruce con el centro del plato. Los platos repujados suelen llevar un agujero en el centro desde donde han sido sujetos por el torno. Los platos estampados suelen tener un agujero para el gancho o un punto central identificable que fue usado durante el proceso de fabricación.

Es una buena idea apretar todas las tuercas en la antena solamente una vez que todas hayan sido puestas para evitar que el plato se deforme. Es igualmente importante no apretar demasiado los pernos o tornillos ya que éstos puede causar una depresión o hendidura de hasta 10 a 30 cm (4 a 12 pulgadas), lo que provocaría una pérdida de ganancia y por ende, calidad de señal. Se deben utilizar las arandelas aislantes o anillos separadores de goma que a menudo vienen incluidos para servir como amortiguadores. Si el plato es de aluminio y el soporte es de acero, es aún más importante emplear las arandelas de goma para evitar la electrolisis que se produciría entre estos dos metales diferentes. Con el tiempo, este tipo de corrosión se "comería" estos puntos de fijación.

Hay dos métodos simples y fiables para verificar que los platos no se han deformado durante su fabricación, transporte o montaje.

En el primero, se mira a lo largo de un canto o lateral hasta que el otro borde quede en el mismo plano. Los dos bordes deben de percibirse como dos líneas rectas, una encima de otra.



Prueba de Deformación del Disco. Mirando el disco de canto se deben observar los dos bordes para verificar que queden paralelos. Este método es muy eficaz para determinar si existe alguna deformación.

En el segundo, se usan dos o tres cordones fijados al borde exterior de la antena. Si los cordones ejercen presión sobre los otros o quedan muy separados, el plato está deformado. Cuando el plato no está deformado, los cordones rozan levemente. Con tres cordones cruzados se puede localizar el centro con facilidad lugar donde hacia donde debe enfocar el LNA (LNB).



Prueba con Cordones. Otro método eficaz para determinar si hay deformaciones consiste en tender dos o tres cordones sobre la cara del disco y atarlos a los bordes. Si los cordones quedan muy separados o se tocan con tensión, el disco está deformado. Si el conjunto alimentador está montado en un trípode, mirando por detrás del disco a través del agujero en su centro el alimentador o LNB deberá estar alineado con la intersección de los cordones.

Para cubrir brevemente las antenas de material distinto al metal, cabe señalar, que los discos de fibra de vidrio (llamado fiberglass en el idioma ingles) deben armarse sobre una superficie plana para asegurarse de que todas las secciones se juntan dejando un borde totalmente plano. De nuevo, no se deben apretar los pernos hasta que se haya completado el armado para permitir que las secciones queden acopladas, una con otras, en forma pareja y suave. Algunos discos de fibra de vidrio pueden armarse sobre el soporte. En todos los casos, los pernos o tornillos se deben apretar poco a poco, trabajando desde el centro hacia el exterior para hacer que el plato se expanda hacia el exterior.

Los platos de malla pueden armarse sobre cualquier superficie. Si se trabaja sobre la hierba o un material blando tal como las cajas de cartón usadas en su embalaje, se evitará que se arañe la pintura. Resultará conveniente colocar el cubo central sobre una mesita o una lata de basura para facilitar la colocación de los radios, paneles, pernos y tornillos. Si se entregan broches de fijación contra el viento se deben usar, para evitar que los paneles se suelten o desprendan bajo vientos fuertes. Algunos instaladores enhebran un alambre adicional por el borde de todos los paneles para ofrecer aún más protección contra el viento.